Google en la UPV

Google en la UPV!El jueves pasado vino Google a la Universitat Politècnica de València. No exagero al decir que fue una de las experiencias más reveladoras que he vivido durante la carrera. Tres ingenieros de la compañía nos dedicaron casi dos horas de detalles y anécdotas acerca del funcionamiento interno del buscador.

La charla se celebró en el aula de conferencias de la Facultat d’Informàtica. Como era de esperar, se llenó totalmente y la gente terminó amontonada de pie en el fondo, ya que la capacidad de esa sala no alcanza las 300 personas. Lo ideal hubiera sido celebrarla en el Paraninfo, mucho más adecuada para la ocasión.

El ambiente de la charla era distendido y relajado. Los ponentes se les veía muy seguros de sí mismos y se aseguranon de crear un entorno amigable. Fueron frecuentes las bromas y anécdotas graciosas. Me pareció genial la forma de empezar: revisar el vocabulario básico que se maneja en inglés, pero con escritura en castellano:

  • C# –> sisarp
  • python –> paizon
  • challenging –> chalenchin
  • delay –> dilei

De esta forma rompieron con los formalismos y la barrera entre estudiantes y (super)ingenieros de Google. Al fin y al cabo no eran mucho mayores que nosotros…

La charla empezó revisando los inicios de la compañía. De un simple buscador a ofrecer decenas de servicios la mayoría totalmente gratuitos y disponibles en todo el mundo con tiempos de respuesta de pocos milisegundos. Su mayor fuente de ingresos: Adsense.

Para hacer esto posible, fue necesario desarrollar, incluso reinventar muchos de los elementos actuales en muchos ordenadores, redes y sistemas distribuidos. Explicaron la estructura de servidores dedicados a indexar las páginas web y su diseño a grandes rasgos.

Una de las ideas que fundamenta su diseño es utilizar muchos ordenadores “sencillos” en vez de uno muy potente. El resultado es más eficiente, barato y tolerante a fallos. Esto último es especialmente dificil de conseguir. En todas las fases de diseño de la infraestructura, tanto a nivel eléctrico, de componentes, gestión de memoria y rendimiento; hay que diseñar teniendo en cuenta que los fallos en el hardware y software ocurren y son frecuentes; el sistema no debe ralentizarse ni empobrecer su calidad.

Un ejemplo gracioso fue el de la gestión manual de errores. En sus inicios, cuando se producía un problema y se detectaba que un ordenador dejaba de funcionar o se comportaba de forma inusual, se enviaba un operador hasta el ordenador al que se le “pinchaba” una pantalla. Si había suerte, el programa había escrito algo en el último momento antes o durante el bug. El técnico hacía una fotografía de la pantalla y se enviaba por internet a los ingenieros para que lo solucionaran. Hilarante!

La mayoría de la tecnología que usan es totalmente distribuida, basandose en granjas de cientos de miles de ordenadores que corren Linux modificado. Desde el punto de vista eléctrico, un ordenador puede llegar a calentarse mucho, disipando gran cantidad de calor. Cuando se trata de miles de ordenadores, el calor generado puede llegar a ser un problema muy grave si no se ha pensado previamente en ello. Esto les ha hecho investigar en las formas más óptimas de situar los ordenadores para formar corrientes de aire que conviven mejor con el calor producido. Pero esto no es suficiente, la fuentes de alimentación actuales, son poco eficientes y consumen mucho. Qué ha hecho Google al respecto? Reinventar las fuentes de alimentación desde cero.

La refrigeración de sistemas y el calor producido creen que es tan importante que será el próximo parámetro a tener en cuenta cuando programas una aplicación. Llegará un momento en el futuro que el compilador te indicará la cantidad de agua necesaria para refrigerar tal aplicación. En Google opinan que en un futuro cercano, los servicios y aplicaciones se volverán totalmente ubicuos y distribuidos. Terminales sencillos mostrarán el contenido de forma remota y tendrán la potencia de cálculo en Internet.

A medida que la charla avanzaba, era inevitable sentir una suave euforia que crecía y que te hacía pensar: “son los putos amos”. Han revolucionado Internet, han crecido de forma exponencial, manteniendo una calidad y estilos propios. No sólo eso, sino que publican muchos de sus documentos internos, promueven el desarrollo en universidades, apoyan el software libre… buf!

El resto de la charla se dedicó para hablar del concepto de empresa que es Google y cómo se trabaja allí. Valorados como uno de los mejores sitios donde trabajar a nivel mundial, son todo un modelo a seguir. El trabajador no tiene un horario fijo, sino que es la empresa quien se adapta al trabajador. Un trabajador contento es más productivo que uno que está amargado. Esa es básicamente su filosofía. En sus centros tienen de todo, comedor, gimnasio, sala de juegos, clases de meditación… “No es cierto que se coma tan bien en Google, la semana pasada por ejemplo, tan solo comimos langosta 2 veces”, comentaba uno de los ponentes.

En definitiva, una charla excelente. Amena, entretenida pero sobretodo, muy motivadora. Todos salimos de la sala con las pilas cargadas y soñando con trabajar en Google. Suelo quejarme de la UPV, pero en está ocasión les tengo que felicitar por hacer posible esta charla. Espero que no sea la última.

2 Comentarios »

  1. Alex said,

    23 de Noviembre, 2007 @ 3:20 am

    Habria pagado por una charla así!

    al menos me consolaré con tu resumen de la charla… que por cierto, un resumen muy interesante…

  2. Lletuga said,

    23 de Noviembre, 2007 @ 2:00 pm

    En Dublin no hacen cosas asi? Dicen que hay mucha empresa metida allí, IBM, Dell, Apple…

    Que tal el proyecto?

RSS feed de los comentarios de este post · TrackBack URI

Deja un comentario